TACITURNOS EN MI COPA


Anoche intente escapar de mi cuerpo en busca de fantasías, finalmente mi alma se enredó en el corazón, oyó a mi mente y la fuga se frustro.

Y así fue, que como el buen poeta que finge no saber lo que ya conoce, bajo un rosario de estrellas y luceros, en el sospechoso sereno de la noche descorche su misterio, que venía cabalgando como caballero errante en su negro corcel por la solitaria oscuridad nocturna.

Casi sin pensarlo, se desliza por la delicada garganta de su botella y en majestuosa caída llega a mi copa sediento de pasión.

Con toda su elegancia en pie, despierta de su lento letargo cargando sus sueños aromáticos que resucitan en mi copa.

Parece que solo yo lo siento, pero hasta las luciérnagas se acercan para a ser testigos de las iluminadas historias que empieza a contarme.

Tardaste toda una década para llegar a mi copa, por cierto, el mundo no ha mejorado desde entonces, pero tú sí.

Hoy una vez más pude descubrir que cuando tenemos un buen vino delante y bebemos su última copa, en realidad nunca se acaba, solo se esconde en el corazón.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s